Tipos

Anorexia (AN)

Se caracteriza por una marcada obsesión por estar cada vez más y más delgado, sin llegar a verse nunca suficientemente bien debido a una distorsión de la imagen corporal. Existen dos tipos:

  • Restrictiva: la persona restringe la ingesta de alimentos.
  • Purgativa: la persona utiliza acciones compensatorias para contrarrestar la comida ingerida. Estas compensaciones pueden llevarse a cabo a través de ejercicio muy intenso o a través del uso de diuréticos, laxantes y/o vómitos (pudiendo llegar a purgar cantidades minúsculas de comida).

Los cambios físicos en esta enfermedad son muy importantes, llegando a perder gran cantidades de peso en periodos de tiempo muy cortos, de ahí que sea el trastorno alimentario que llame más la atención a la población y por tanto, sea el más conocido.

 

Bulimia (BN)

En la bulimia se producen periodos en los que la persona ingiere cantidades desmesuradas de comida, normalmente de alto contenido calórico y graso, en un periodo breve de tiempo. La persona vive esta situación, conocida como “atracón”, con un gran sentimiento de descontrol. Tras el atracón se presentan los sentimientos de culpa, que llevan a la persona a ejercer acciones compensatorias por miedo a engordar. Pueden compensar a través de la purga o a través de la práctica de ejercicio muy intenso, así como con el uso de  diuréticos y laxantes.

Muchas veces en esta enfermedad no hay una pérdida tan alarmante de peso, y dado que los atracones suelen realizarse en solitario, no suele producir sospechas en las personas cercanas hasta cierto tiempo después. Sin embargo, las consecuencias físicas de la bulimia son tan preocupantes como las de la anorexia e incluyen: erosión del esmalte, caries, dolores de estómago y hemorragias internas, perforación esofágica, alteraciones renales, etc.

 

Trastorno por atracón

Con el trastorno por atracón una persona pierde el control sobre su alimentación pero, a diferencia de la bulimia, a los episodios de atracones no les siguen comportamientos como purgas, exceso de ejercicios o ayunos. Por esta razón, las personas con trastorno por atracón a menudo tienen sobrepeso o son obesas. Las personas con trastorno por atracón que son obesas tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares o presión arterial elevada. También experimentan un sentimiento de culpa, vergüenza y/o angustia por tal comportamiento, lo que puede llevar a más atracones.

Actualmente se encuentra en fase de estudio para determinar si nos encontramos ante un trastorno con entidad propia.

 

Trastorno no especificado (TANE)

Hasta ahora, siempre se ha hecho desde un punto de vista clínico, una distinción clara entre anorexia y bulimia, pero muchas veces estas enfermedades se solapan o combinan. En la actualidad, la mayoría de los pacientes sufren cuadros mixtos o incompletos, aquellas personas que no cumplen todos los criterios para el diagnóstico de anorexia o bulimia pueden padecer un trastorno no especificado.

Pueden llegar a interferir seriamente en las relaciones personales, laborales, rendimiento académico y afectar la salud.