La soledad no es estar solo, es estar vacío

-Tengo un trastorno de alimentación.

-¿Qué es?¿ anorexia? ¿bulimia? ¿o qué?. He oído hablar de muchos tipos de trastornos,  cada vez de más, y con un nombre más raro conforme los van nombrando…

Pero bueno, no son enfermedades, es que quieres estar delgad@ ¿no?, que te ves gord@ y no quieres comer.Sinceramente me parece una reverenda estupidez. Deberías dejarte de tonterías y de ser tan egoísta. Estás destrozando a tu familia.

Me pregunto cuantas veces habremos escuchado comentarios como éste o similares. En los que quienes se hayan a nuestro alrededor, sueltan por la boca todo lo que se les antoja, sin saber, sin ser conscientes del daño que están haciendo.

En realidad no les culpo a ellos, culpo en sí a la sociedad, por la gran desinformación que hay acerca de los trastornos de alimentación. Esa misma desinformación y desconocimiento acerca de la realidad de la enfermedad, hace que quienes lo padezcan puedan decirlo en voz alta sin sentir que presenciarán toda una lluvia de ataques carentes de sentido, pero no por ello, menos dañinos.

Creo que los medios de comunicación, y en este sentido como periodista, considero que deberíamos ahondar en la enfermedad, y no hablar de ella sólo por encimita, porque ello acarrea tremendas consecuencias en el afectado, en su entorno y en la sociedad, que tiende por ende, a pensar que son manías o tonterías, o que “se les hubiese pasado con una torta a tiempo”

Como persona que ha padecido el infierno de los trastornos de alimentación, me parece una barbaridad que traten estas enfermedades de una manera tan banal y superficial con el sufrimiento que conlleva tanto para quien lo padece, como para su entorno.

Es una enfermedad que se da debido a muy diferentes causas, en los que la moda tan sólo juega un papel más. Cuando psicológicamente, sientes que no encajas en diversas áreas, las tallas pequeñas lo que hacen es ser un recordatorio de que ese ámbito tampoco lo controlas. Entonces, decides “controlar” la alimentación y el peso, sintiendo así, que al menos una parte de tu vida la dominas a la perfección. “Al menos hay algo que hago bien”, piensas.

Creo, que si las tallas pequeñas no existiesen, o no hubiese ese culto extremo que hay hoy día a la delgadez, la enfermedad se seguiría dando, salvo que ahora, el enfermo, no buscaría un bajo peso como objetivo.

Lo que quiero decir, es que el comer o no comer, el querer estar en un bajo peso, las autolesiones, o ideas suicidas, el aislamiento social y de tu entorno más próximo etc…, son síntomas, síntomas de la enfermedad, pero no es la enfermedad, está se haya detrás de todo eso. Averiguar cada una de las heridas abiertas, que aún están sangrando y que no has cicatrizado, es una tarea muy complicada y lenta, pero será la que te encamine hacia tu recuperación.

La naturaleza es sabia, las personas tendemos a vaciar las emociones. Pero en este tipo de enfermedades, hay mucho silencio de por medio. Hay muchos episodios que has ido pasando por alto, que te han producido malestar y a los que no has sabido poner palabras. Lo que tu boca calla, el cuerpo lo grita y el alma también.

Llegó el momento de encontrarte al final de ese túnel de emociones. No tengas miedo, no estás sol@ y de veras… Merece tanto la pena vivir, simplemente siendo tú… sin tratar de agradar a nadie salvo a ti. Quiérete porque eres una persona única y eso te hace ser muy especial.

Os comparto este video que me ha hecho un amigo con frases del libro y que creo que refleja a la perfección el vacio que encierran los TCA https://www.youtube.com/watch?v=PDSmdRcMG6g

Todo mi cariño ¡Mucha fuerza! Hasta siempre

Facebook libro Niños Perdidos

Twitter @Maria_autora

Etiquetado con:
Publicado en: Blog